Extracto de artículo publicado en: Espacio Humano (revista).

Autora: Emmanuelle Temis - Instructora de taoísmo.


Toda mujer es una diosa con poderes ocultos. Cuando conectamos con nuestra maga interior, todo empieza a tener sentido.


A algunas mujeres les gusta tener su altar, que representa la mente. Puedes buscar un pequeño espacio con una tela blanca y adornarlo con flores, velas, incienso, una copa con agua y alguna imagen. Las mujeres que siguen la tradición de la diosa no son fetichistas, no necesitan rodearse de santos para conseguir el poder, es suficiente con tener la imagen de una diosa que represente la fuerza y la espiritualidad femenina. Hace unos años, en una librería de Madrid, observé cómo un hombre prendía fuego a un libro: "El poder mágico de las mujeres" de Susana Budapest, escritora ultrafeminista que ayuda a sobrevivir en sociedades patriarcales. No es extraño que aquel hombre se sintiera amenazado con las enseñanzas de esta mujer. Muchas personas temen el poder de la diosa porque significa justicia y esto a veces remueve.


El tao nos acerca a la belleza espiritual, enseña a sonreír a las emociones: el ego, la vanidad, el miedo, la envidia, los celos, la frustración, la ira y demás. Cuando empezamos a sonreír a cualquier emoción sin juzgarnos, la alquimia se inicia y la magia te envuelve, y empiezas a sentirte hermoso y transparente como un cristal al entender el juego de los espejos: proyecciones. Y te das cuenta que durante toda la vida ha sido más fácil excluir aspectos que no nos gustaban de nosotros mismos que asumirlos, la sombra se va haciendo consciente y aquellas partes que no integrábamos y que nos dominaban porque no estaban aceptadas nos sorprenden y nos asustan; pero podrás brillar y, si la energía de la sabiduría te permite, sentir que las personas con las que te vas encontrando (parejas, amigos, socios, vecinos, familiares, etc.) hacen de espejo y se convierten en nuestros maestros, y gracias a ellos vamos a poder recuperar la autenticidad del espíritu.


Es el momento de unir la energía femenina, pero no dejes que nadie proyecte su violencia, negatividad, odio en tu persona. Pide ayuda a otras mujeres. Cada vez que alguien arremete contra ti, nos afecta a todas, y es peor cuando una mujer critica a otra porque le parece promiscua por tener sexo con varios hombres o por su forma de vestir, etc. A veces escuchamos en televisión cómo algunas mujeres se burlan de otras maduritas que visten con ropa no adecuada a su edad, y yo me preguntó: ¿cómo a estas alturas queremos intentar aniquilar a la diosa de otras hermanas?, ¿no hemos sido ya bastante heridas socialmente? Dejemos vivir en libertad: el que una mujer de cincuenta años vista minifalda es perfecto si su diosa así lo decide; si una mujer quiere tener tres amantes, dejémosla disfrutar.


Pasemos ahora a hablar de otro aspecto importante: la belleza física. Los medios de comunicación nos siguen presionando: mujeres extremadamente delgadas. La pasarela Cibeles, por más que nos digan, sigue sacando chicas sin redondeces; yo, por más que miro, las encuentro delgadas.

Los spot publicitarios te sugieren operarte para conseguir autoestima: los pechos, las piernas, la nariz, las arrugas, el acné, el vello, etc. Seguro que si nos miramos, pues, perfectas no somos; pero, por dios, que nos dejen tranquilas, que nos gusta la imperfección.


Admito que, cuando era más joven y también vulnerable con tanta presión mediática, cometí algún error por mejorar la imagen, pero desde que he conectado con mi Diosa interior sé que no voy a hacer nada que agreda mi cuerpo por estar más bella. Buscamos ser diosas siendo eternamente jóvenes o delgadas, sino mediante el triunfo laboral. El secreto está en despertar tu conciencia en el corazón y amar desde ahí todo lo que le rodea. Entenderás que tu maga interior ha despertado porque serás equilibrada al margen de lo que te suceda. No te sentirás orgullosa de ti misma sólo cuando triunfes o ganes también; cuando te sientas sola o perdida, al abrazarla y mimarla en esos momentos sentirás su poder y su fuerza transmutadora que te hará entender que el fracaso no existe.


El cuidado del cuerpo es muy importante, primero desde el interior: una alimentación adecuada, rica en frutas, verduras, legumbres, etc.; evitar las grasas saturadas, así como cigarrillos, alcohol, entre otros; no olvidar los beneficios del ejercicio físico: yoga, chi kung, caminar, pesas, natación, etc. Sin obsesionarse, cada mujer debe saber qué es lo que más le conviene y lo que más le permita disfrutar.


¿Ser o no ser vegetariano? Sentirse libre en esta elección y hacer lo que tu corazón elija. Si optamos por comer carne, agradece al animal que da la vida para alimentarnos y envuelve tus platos antes de comer con luz violeta que ayude a mejorar la calidad de esos alimentos, y recuerda dar las gracias al universo por permitirte comer, ya que siguen muriendo seres humanos de hambre en otras partes del mundo. También puede servir de ayuda la cosmética natural, las cremas y, cómo no, el arte del maquillaje utilizado a lo largo de la historia por las más espectaculares mujeres del mundo, que nos permite potenciar los rasgos más bonitos y disimular lo que no nos gusta, pero siempre desde la armonía. El tao también nos enseña a estar más atractivas conectando con los ovarios, estos producen energía sexual a diario y no deja de ser una fuente de eterna juventud.


Aprender a extraer tu chi


Localiza los ovarios, visualizándolos, respirando hacia ellos y masajeándolos externamente. Envía una sonrisa hacia el interior de la vagina y a los genitales, contrae la vagina y extrae energía de los ovarios, inhalando y llevándola al perineo (espacio comprendido entre los genitales y el ano).

Relájate y repítelo entre 7 y 9 veces.


Luego lo vas a ir subiendo despacito, sin prisa y sonriendo por la columna vertebral, desde el perineo hasta la coronilla varias veces, para después hacerlo descender por el canal vaso concepción (entrecejo, garganta, plexo solar), y debajo del ombligo almacenamos la energía. Al principio basta con imaginarlo, luego la energía seguirá a tus pensamientos.


El masaje en los pechos y expandir los orgasmos por todo el cuerpo también son bazas de seducción totalmente naturales, que además nos ayudan a producir hormonas de rejuvenecimiento, salud y longevidad.


Ah, recuerda que el útero es tu inconsciente, un centro de poder y magia. Si aprendes a estar conectada a tu esencia a través del útero y cuando mires a los ojos de los demás llevas la energía a tu mirada, serás irresistible aunque seas una abuelita con todas sus arrugas, porque estarás cargada de la verdadera belleza del alma y sensualidad.


¡Ser felices, hermanas!


Publicado: 20 de Diciembre de 2016 a las 08:25