Artículo publicado en: Espacio Humano (revista).

Autora: Emmanuelle Temis - Instructora de taoísmo.


Vamos a hablar de una de las prácticas más hermosas pero a su vez sencilla que nos ofrece el tao: la sonrisa interior.


¿Por qué es tan importante esta meditación?


Según la medicina china, los órganos guardan las emociones; cuando les sonreímos nos adentramos en sus emociones; al sonreírles, transmutamos, creando un mayor espacio para la energía amor.

Es una especie de bálsamo interno: al no poder acariciar los órganos, mediante la sonrisa conseguimos masajearlos, tocarlos y amarlos. Necesitamos sonreírnos continuamente; cuando lo hacemos aprendemos a querernos y a aceptarnos, tarea que parece sencilla pero que guarda una increíble alquimia. Significa sonreír aunque atravesemos un momento difícil: estrés, miedo, ansiedad, dolor... es cuando hay que conectar con el corazón y el bajo vientre y dulcemente sonreír diciendo a tu ser interno: "Tranquilo(a), todo pasa, cuido de ti, te sonrío, te entiendo, nada malo va a suceder...".


Al final de este ejercicio, las cinco esencias suben al cerebro; siempre que sonreímos al abdomen, las ondas cerebrales descienden con gran rapidez y la energía ya transformada de los órganos cargan el cerebro, lo que permite tener el tan tien superior (zona de la cabeza) cargado pero en estado de relajación sin desgaste.


Práctica


Cuando más nos abrimos emocional y espiritualmente a la pareja, más intensos y verdaderos serán nuestros encuentros sexuales.


Sentarse en posición de loto, uno enfrente del otro cogidos de las manos, iniciando así el ciclo de la compasión:


  • Sonreír al corazón, sentir su fuerza, su latido, su capacidad de amar y de perdonar. Sentir una espiral de energía amorosa de color rojo brillante que inunda nuestro chackra corazón. La esencia sube a la parte central y frontal del cerebro.
  • Los riñones: ahora llevar la atención a los riñones, reconocer y sonreír los miedos, ¿a qué tengo miedo?, ¿por qué tengo miedo? Sentir nuestros miedos con respeto y amor... y dejar que una espiral de energía de color azul oscuro avance transmutando, con quietud y paz, la zona lumbar.
  • El hígado: sonreír a la ira, las frustraciones, los desengaños, los celos, etc. Una espiral de energía verde nos inunda y nos hace sentir amables y generosos. Su esencia asciende hasta la parte derecha del cerebro.
  • El bazo: sonreír y permitir que un sentimiento de apertura y una espiral energética amarilla transmuten nuestras preocupaciones en un estado de equilibrio y paz interior, cargando el lado izquierdo del cerebro.
  • Los pulmones: finalmente, llevar la atención a los pulmones, sonreír y dejar que un sentimiento de coraje y rectitud fluya, inundando con un color blanco brillante que nos libera de la energía de viejas tristezas. Su esencia sube hasta la parte frontal izquierda y derecha del cerebro.
  • Sonreír a la columna vertebral y a todas las células del cuerpo. Visualizar cómo nuestro ADN crea un estado de armonía, salud, amor, longevidad e inmortalidad, donde sientes que todo es perfecto.
  • Repetir juntos el siguiente mantra durante unos minutos: "YOD HE VAV HE". Instantes después llega el momento: ya están preparados para una relación sexual de fusión de almas. ¡Ser felices!

Publicado: 20 de Diciembre de 2016 a las 08:22