En esa búsqueda del sexo sagrado nos vamos a adentrar en el maravilloso mundo del Tantra - Tao, ya que encontramos ciertas similitudes con las enseñanzas taoístas, son dos ramas de un mismo árbol que vislumbran la sexualidad como camino espiritual. No nos estamos refiriendo a ese Tantra cuyas enseñanzas están basadas en lo erótico o en las diferentes posturas coitales, que focalizan la energía en los primeros chacras, ofreciendo las posturas del KamaSutra. Esa no es la semilla del sexo que pretendemos cultivar porque nuestro principal deseo es ir más allá. En este artículo quiero dejar claro lo importante que es para mí lo que yo llamo el sexo místico.


¿Qué es Tantra?


Se trata de un término sánscrito que está encuadrado dentro de una cultura, pero dicha palabra tiene varios significados: lanzadera, trama del tejido, oficio de tejer, telar, desarrollo de una ceremonia, continuidad, doctrina...


¿Tantra significa tejido? ¿Qué tiene esto que ver con una doctrina?


El tantra percibe el universo como un tejido donde todo se imbrica, todo actúa sobre todo, tejemos nuestra vida poco a poco a la vez que desentramamos esa tela de araña que es la trama de manipulación a la que estamos sometidos. Cabe señalar que para la India actual, el tantra es toda doctrina que no pertenece al vedismo.


¿Qué nos aporta el tantra?


La espiritualidad India considera el cuerpo el templo del espíritu y la energía creativa se puede expresar a través de la sexualidad. Los primeros textos tántricos se remontan al siglo IV antes de nuestra era. Libros sagrados de la antigua India y Tibet enseñan cómo la mujer puede transformarse en madre, amante, diosa, sacerdotisa sagrada, afirmando que el culto de lo femenino y sus valores ayudarán a producir ese cambio que las sociedades necesitan. Una Sakti en su luz no malgastaría tiempo, esfuerzo, dinero en portaaviones, mísiles, submarinos. Una de las razones es que ninguna madre quiere ver a sus hijos en guerras.


Otras investigaciones afirman que Tantra es incluso previo a la cultura védica, antes de la confirmación del hinduismo posiblemente enlazado con el taoísmo del que ahora hablaremos. Nacemos de la unión cósmica del amor del hombre y de la mujer, esto nos revela la dimensión sagrada, y a la vez oculta, de la unión entre los sexos.


El lingam es un símbolo común en toda la India adorado en los templos. No es una imagen fálica, sino un conjunto formado por el órgano masculino engastado en el sexo femenino.


La práctica del sexo sagrado permite desarrollar y perfeccionar la fuerza  de la mente, apertura del corazón ofreciendo herramientas para expandir la conciencia. Encontramos en el Tantra-yoga una bella fórmula: energía, gozo, baile, sensualidad, creatividad, sexo sagrado, meditación, yoga, salud, luz, entendiendo así que un yogui no debe rechazar el mundo material para alcanzar la Iluminación.


Desde hace cientos de años el Tantra se dividía en varias corrientes:


Los monjes tibetanos utilizan el tantra de los cantos, los mándalas, la danza, los rezos para producir estado de catástasis, euforia, paz, es el budismo tibetano.


En la actualidad habrás escuchado las palabras tantra: blanco, rojo.


- Tantra Blanco: En otras regiones de la India usan las mismas técnicas que los monjes tibetanos y, aunque practican en la mayoría de los casos la castidad usan la energía depositada en cada hombre y en cada mujer para encontrar el equilibrio divino. En grupo se sirven de meditaciones, cantos para equilibrar la energía. Es decir engloba el yoga y diferentes tipos de meditación.


- Tantra Rojo. En algunos lugares como en el norte de la India, en Cachemira, además del Tantra Tibetano integran técnicas para llegar a estados elevados de conciencia, algo que se acerca a lo que la mente del occidental entendería como Tantra. A través de la unión sexual se busca tocar la conciencia divina, mediante la unión sexual de la pareja puede producirse una conexión con el universo. No obstante seamos cautos: EL TANTRA ROJO NO ES SOLO SEXO. Es sentir la unidad al caminar, al beber, en las relaciones humanas, en el trabajo, al pensar, al hablar, al comer, al emocionarse y por supuesto en la unión sexual (enseñando a controlar la eyaculación en el hombre y a elevar la energía sexual por el raquis), es disolución del ego. El estado natural que el ego humano muere lo podemos experimentar en el amor, en el orgasmo y en la muerte, utilizando la energía del amor y del orgasmo para experimentar la unidad con la divinidad. SATKI  NO PUEDE SENTIR SU ENERGÍA PENETRADA SI NO ES ANTES VENERADA, para llegar a la Diosa hay que cortejar su divinidad, tocar su corazón sino correremos el riesgo de dañar el útero perjudicando sin querer a madre tierra. La energía de Shiva es penetrante por si misma por esto hay que ayudarle a subirla al corazón.


En  un taller tao, tantra o sexualidad  pretender  el templo de la Diosa (pechos, genitales, cuerpo) es ir mal encaminado, existen unos niveles previos de elevar la conciencia tal vez escuchaste la palabra Maithuna (ceremonia en grupo para la unión Sakti- Shiva) tratar de practicar en Occidente algo parecido es sin querer acercarse a la orgía y alejarse de lo místico (las personas deben tener una misma frecuencia, para atraer mismas energías de los diferentes mundos) que es lo que  buscan en la Chakra puja, encontrar este tipo de adoración en círculo entendiendo lo profundo del ritual. El concepto de Tantra aquí y también en India está distorsionado lo que da lugar a que existan falsos maestros y muchos discípulos o alumnos quieran aprender Tantra pero pocos llegan a probar la  manzana sublime.


¿Qué es el Tao?


El camino. Es la senda que lleva a la comunión con el universo. Es anterior a cualquier civilización humana y transciende los límites del espacio y del tiempo. Entre sus prácticas tenemos; respiración, orbita microcósmica, la sonrisa interior, los tres cerebros, la meditación. En el Tao sexual al hombre se le entrena al control de la eyaculación, respiración testicular, órbitas. A la mujer la respiración ovárica, aspiración del orgasmo, conexión y sanación del útero. Mi maestro Mantak Chia me enseñó todos las bellas y secretas enseñanzas que en la antigüedad estaban destinadas a la clase alta.


El acto sexual se convierte en la fusión de dos seres en un solo ser mediante la unión de las orbitas, llegando a estados de éxtasis, vacío, paz, conexión con el Todo.


Hay otra moda de la que no puedo dejar de hablar  EL MASAJE  TAO-TANTRA, cientos de anuncios por todas partes que confunden una vez a más Shiva porque le lleva a creer que Tantra es solo disfrutar del placer del cuerpo. Con el masaje Tao-Tantra se siente  placer y relax, son oleadas que vienen y van... es un arte que con las manos sin sobar, ni friccionar se venera al Dios/a, durante la terapia sentirás alegría, paz, más allá del placer, éxtasis, llegando al estado de no mente. La confusión social me inspiró a escribir un libro en nuestro País recién publicado ”Las llaves del Tao” Masaje Sagrado.


En el libro explico cómo ofrecer un masaje sagrado en los chakras, canales, órbitas por todo el cuerpo incluido manos, pies, cabeza. Es sagrado porque desde el amor con las manos; masaje, energía y mantras vamos sanando los diferentes cuerpos. El masaje sagrado se lo doy a cada persona de distinta manera porque no es como hacer barras de pan todas iguales, es pintar como haría un pintor que con sus pinceles crea  obras diferentes, cada ser es una energía y necesita ser tratado de una manera única según su vibración.


En resumen, el Sexo Sagrado eleva la energía sexual hacia los chakras superiores venerando en todo momento a la Sakti. Voy a dedicar unas últimas líneas al Tantra egipcio, la clave para ellos era la continua conexión con el quinto chakra. Consideraban que el Merkaba o cuerpo de luz se beneficiaba del orgasmo y la llave para tener el orgasmo divino es el anking, se entrena conduciendo la energía por los conductos del Ank (Cruz Egipcia).


Namaste


Emmanuelle Temis (ANA)


Móvil: 607 76 88 30


Facebook  Emmanuelle Temis

Publicado: 20 de Diciembre de 2016 a las 08:38